El pueblo que se autodestruye

1 Abril, 2012

Curiosidades, Negocios

Hoy os quiero contar algo sobre mi pueblo natal, Chiclana (Cádiz). Es un pueblo que tiene una de las mejores playas de España, que hace muchos años vivía del campo, sobre todo de la viña, pero cambió su economía hacia el turismo y más tarde a la construcción. Es la historia de mi pueblo y de muchos pueblos de España.

A finales de los 80, desde el ayuntamiento diseñaron un plan de desarrollo muy ambicioso, se construyeron hoteles de lujo, campos de golf, había macro conciertos, fiestas en la playa, el mundial de vela, etc….

Durante los 90, el turismo permitió al pueblo crecer, enriquecerse enormemente y aunque fuera durante 5 meses al año, casi todo el que quería trabajar, tenía un puesto asegurado y bien pagado.

Pero en un momento dado el Ayuntamiento cambió de opinión, y decidió convertir la ciudad en un lugar de tranquilidad y retiro, se dejó de promocionar eventos, se trasladó la “movida” juvenil a otros pueblos y se frenó el desarrollo turístico de algunas zonas, impidiendo que se abriera bares, restaurantes, etc…..

Este cambio de estrategia fue acompañado de un plan urbanistico brutal en el que se podía construir en casi cualquier sitio, y el pueblo empezó a vivir de la construcción, y todo se estropeó….

Para que os hagáis una idea, el último modelo de Porsche Cayenne se presentó oficialmente en España … en mi pueblo, uno de los pueblos con más Porsche y BMWs de España. Chavales con 21 años que dejaban los estudios y se ponían a trabajar de albañil cobrando 3.000€ mes.

Pues llega la crisis y ¿que hace la gente? Esperar…. primero por que Zapatero decía que no había crisis, y muchos le creyeron. Y después muchos decían que esto duraria 2 años, 3 como mucho.

Han pasado ya 5 años, y todavía hay gente esperando, no hacen nada, y ahora están asustados, por que ven que quizás esto no se arregle tampoco este año.

Ayer fui a cenar a un restaurante al que suelo ir mucho, estaba vació, habían subido los precios y la comida …. era incomible.

Es la tónica general del pueblo, la gente no consume, no compra, los comercios bajan la calidad y suben los precios, es una espiral autodestructiva, y no hay nadie que ponga orden.

Nos estamos destruyendo, y no es por falta de dinero, es por falta de “cabeza”, por falta de alguien que diseñe un plan para salir de la crisis.

Esto va a peor, por muchas reformas, por muchas huelgas, por mucho dinero que consigamos, nos estamos destruyendo a nosotros mismos…..

(Foto: Maria Benitez)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR