Son las 22.53

19 Noviembre, 2011

Curiosidades

Hoy es Viernes, son las 22.53 de la noche y mientras ceno algo, estoy revisando Google Analytics y Adwords. Hace 8 horas que muchos han terminado su jornada laboral, mi mujer y yo hemos empezado a las 7 y aún seguimos trabajando, literalmente trabajamos el doble que mucha gente, esa gente que se queja cuando le piden trabajar dos horas más a la semana.

En nuestro almacén muchos empleados se vienen antes a trabajar de su horario, se quedan a comer, y se van más tarde. Hemos acordado trabajar un poco los domingos y quizás tocará trabajar algún festivo, ha sido un acuerdo mutuo, no una imposición, todos saben que el año que viene será muy duro y este año hay que reducir costes al máximo y por otro lado, seguir siendo los mejores en nuestro compromiso de entrega en 24h y atención al cliente.

Mucha gente me critica diciendo que si tengo que trabajar tantas horas es por que soy un mal empresario, que si fuera uno bueno sólo trabajaría 8 horas, claro, como todos esos empresarios que han cerrado durante la crisis, eran buenísimos empresarios de 8 horas al día, así les va.

Mientras en otros países la gente se aprieta el cinturón, intentando que el país salga adelante, aquí lo único que importa es buscar un culpable, ya sean los bancos, el gobiernos, los empresarios, pero eso de arrimar el hombro nada, te montan una huelga al momento.

El paro que hay en España es horrible, pero tengo una anécdota curiosa, dos amigos de 38 años con un comportamiento contrapuesto ante la crisis. Uno de ellos se quedó en paro, y se dedicó a enviar Curriculums por todo el mundo, daba igual el páis, la ciudad, lo importante era trabajar, en menos de un mes encontró trabajo, lejos de casa donde tiene a su mujer y los niños, pero el no se va a quedar en el sofá tirado cobrando el paro, ahora tiene un trabajo nuevo, en el que está aprendiendo mucho, creándose un futuro nuevo, ha conseguido salir de la crisis. El otro amigo se quedó en paro, dejo su piso y se fue a vivir con los padres, y como tiene 2 años de paro, va dedicar el tiempo a sus cosas, dice que se va a apuntar a un curso de eso que dicen de redes sociales, por hacer algo.

Y esta es la realidad, de todos mis amigos, los que quieren trabajar lo hacen, y los que no quieren siguen en paro. Incluso tengo un amigo constructor que sigue vendiendo, que ha conseguido innovar, reducir costes, y mitigar los efectos de la crisis.

Es verdad que hay mucha gente que no encuentra trabajo, que dejaron los estudios para trabajar cuando había mucho trabajo, y ahora cuando se presentan para un puesto de trabajo de cajero en un supermercado, están compitiendo con licenciados en económicas, abogados, etc…Esa gente no volverá a trabajar en mucho tiempo, son ese 90% de curriculums que todos descartamos cuando lanzamos una oferta de trabajo, esos CV que van a la papelera directamente, por que hay un 10% que les supera en formación y preparación.

Pero el problema para ellos no sólo es la formación, es la actitud (y aptitud), los modales, el desprecio con el que miran al empresario cuando se presentan a la entrevista de trabajo, antes ganaban 1.500€, están cobrando un paro de 900€ y la oferta de trabajo es por 950€, pero es lo que hay, por que las empresas tienen que ser competitivas. ¿Sueldos de mierda? es lo único que se puede ofrecer hoy en día,  ya subirán cuando se reactive el consumo, unos sueldos más altos son irreales en muchas zonas de España hoy en día, no se puede, yo no puedo pagar más.

Hay cientos de empresas multinacionales que en otros países han reducido personal, han bajado sueldos, pero cuando llegaban a la filial española, entre sindicatos, leyes y huelgas, directamente cierran, no sale rentable, todos a la calle. Y lo curioso es que la mayoría de los empleados de estas empresas preferían ir al paro antes que bajarse el sueldo o trabajar más horas, tenían que defender sus derechos, y ahora lo hacen desde el sofá de su casa.

Hemos metido la pata todos, empresarios, gobierno, trabajadores, bancos, etc… pero son pocos los que realmente quieren comprometerse para que el país salga de la crisis. Pero lo que más me fastidia es que me llamen explotador, que si estoy tranquilito en mi sofá mientras otros están sin dinero para comer, pues trabaja 16 horas al día como yo, verás como tienes dinero para comer.

Y ya son las 23:30 y muchos estarán de copas, o durmiendo, o con los amigos, y nosotros los “malos” trabajando, por que somos tontos, por que no sabemos llevar una empresa, pero me voy a la cama sabiendo que hay un futuro para mis hijos, que estoy dando de comer a varias familias, que gracias a nuestra empresa, estas navidades podrán comprar regalos a sus niños, podrán celebrar la cena de navidad, podrán pagar la hipoteca (alguno incluso dos), y lo mejor de todos, ellos trabajan más horas sin que yo se lo diga, entienden la situación de la crisis y de la empresa, estoy orgulloso del equipo que tengo.

 

, ,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR