Y al final… falla la logística

3 octubre, 2011

Gestión, Negocios

Te esmeras por tener una página web rápida, por tener una pasarela de pago segura para los clientes, llenas tu almacén de mercancía, optimizas los procesos de empaquetado, compras mejores impresoras, lineas de teléfono, atención al cliente, todo para que el paquete esté en 24 horas en casa del cliente, y después llega el repartidor y destroza literalmente todo el trabajo que has hecho.

El viernes lo sufrí como cliente, y la verdad es que me enfadé bastante, no sólo por mi, también por todos los clientes míos que tienen que sufrir que algún repartidor inepto tenga un mal día, por todas las empresas que nos esforzamos por dar el mejor servicio a nuestros clientes, y por la sensación de que en este páis no nos ponemos las pilas nunca.

Las agencias de transportes me dicen que es complejo determinar una hora exacta de reparto, que depende del tráfico, de si el repartidor encuentra aparcamiento, etc.. y lo entiendo, aún no hay suficiente volúmen en mensajería como para tener unas rutas fijas, pero ese no es problema mío, y tienen que encontrar una solución al problema.

El viernes me llevé toda la tarde esperando el paquete, pero claro, uno tiene sus necesidades y de vez en cuando hay que al baño, y en ese exacto momento llama el transportista, mi hija le dice que se espere, que ella no tiene permitido abrir, pero nada, el repartidor dice que tiene prisa y se va. Yo entiendo que tenga prisa, pero ahora tendrá que venir otra vez, y seguro que pierde más tiempo, y encima se ha ganado una reclamación. Es que lo único que tenía que hacer este repartidor es PENSAR CON LA CABEZA.

El principal problema que tenemos en España es “el tamaño”, estamos en un país muy grande, con agencias muy pequeñas que manejan poco volúmen, y no sale rentable. Si a un repartidor le pagas 40centimos por entregar un paquete en un edificio con dificultades para aparcar, estará perdiendo dinero. Pero si en lugar de tener que repartir un paquete, tiene que entregar 10, entonces empezará a ganar dinero. Esto sólo se consigue haciendo crecer las empresas, y en este caso la competencia entre agencias y tirar los precios está teniendo el efecto contrario, está dañando al mercado.

Pero cuidado, no les estamos pidiendo a las agencias que pierdan dinero, no les estamos pidiendo que tiren los precios, les pedimos que busquen una solución, no podemos tener una de las logísticas más caras de Europa, el motor de la economía del siglo XXI está en manos de la logística, y hay que hacer algo.

 

,