¿Quien tiene la culpa?

25 septiembre, 2011

Curiosidades, Noticias

Tenían 19 años cuando se casaron, ella trabajaba en un supermercado, él peón de albañil. Con el sueldo de ella, se compraron una casa y un BMW, durante la semana comían con los padres, así que el sueldo de él lo destinaban a “sus cositas”, la Playstation, el iPhone, una motito, extensiones en el pelo para ella, viajes, fiestas, y una posible operación de cirugía estaba en camino.

Estaban viviendo “el sueño”, pero un día llegó la crisis, él se quedó sin trabajo primero, pero siguieron quemando el dinero igual, y pidiendo dinero a los padres para pagar la hipoteca. Mas tarde, a ella le redujeron la jornada y su padre se quedó en paro tambien.

Ya no podían pagar el coche o la hipoteca, tenían que elegir, pero eligieron dejar de pagar la hipoteca y volver con los padres. Siguieron con el coche, y quemando dinero, menos que antes, pero “sus cositas” eran importantes, eran la única forma de vida que conocían, lo que veían en la tele, lo que sus padres habían querido para sus hijos.

Ahora, 4 años más tarde, no entienden nada, están enfadados con los empresarios que lo despidieron, están enfadados con el gobierno que ha permitido esta crisis, enfadados con el banco por que le han quitado su casa, y enfadados por que no hay trabajo, bueno, trabajo si hay, pero pagan poco, con tan poco dinero no pueden volver a su ritmo, así que están esperando a que se acabe la crisis, para poder volver a comprarse otra casa, para poder volver a salir de marcha con sus amigos en su BMW, para aquella operación estética de aumento de talla que quedó pendiente, para volver a vivir “el sueño”.

Esta una historia real, y como esta hay muchas más. Durante toda la crisis he sido muy crítico con los jóvenes, pero después de escuchar esta historia he reflexionado bastante. ¿Quien tiene la culpa?¿Quien ha provocado esta situación?

Unos culpan al gobierno, otros a los bancos, a los empresarios, a …. la verdad, todos han aportado su granito de arena.

En primer lugar los padres, que querían lo mejor para sus hijos, querían que vivieran aquello que ellos habían soñado siempre. Educando a sus hijos en la búsqueda de una meta de status social muy superior al que podían vivir.

Por otro lado los medios, con mensajes en TV, publicidad, etc… donde se alentaban a los niños (se siguen haciendo), a vivir un mundo que sólo existe en la ficción.

Los bancos prestaron un dinero sin apenas garantías, permitieron que todo se inflara, que se elevara la deuda de forma descomunal.

El gobierno, vio como todo el mundo era feliz en el país, como entraba cantidades ingentes de dinero por impuestos, seguridad social, etc… tenían el presupuesto suficiente para convertir España en un estado de bienestar social sin precedentes, aunque el camino, el dinero se perdía por los despachos.

Las empresas, dejaron al lado la productividad, la innovación, el crecimiento coherente, simplemente pensaron en pasta, más pasta, subir precios, vender más, ganar más, y ya nos preocuparemos más adelante del aumento de costes.

La educación, desfasada socialmente, no entendía el cambio social, cultural y económico del páis, no se enseñaban a los niños a manejar con cabeza el dinero, no se les enseñaba el concepto de deuda, de préstamo. En España nunca se había tenido dinero, por eso no había asignaturas de economía doméstica, de inversiones, de empresas, etc… El nuevo modelo educativo estaba centrado en el niño, lo mimaba, lo protegía aún más, lo hacía el rey, y ellos se sentían como reyes.

Y los jóvenes ¿tiene la culpa? no entienden nada, no saben de que va esto, por eso salen a la calle, por eso van a seguir saliendo a la calle, por que alguien o mejor dicho todos les han engañado, y ahora no aceptan la nueva realidad. ¿Quien tiene la culpa? todos, yo también, y es lo primero que tenemos que aceptar, hemos metido la pata hasta el fondo, y ahora necesitamos un plan, una ruta, alguien que nos guie, pero teniendo en cuenta que nada volverá a ser como antes, como mucho aspiramos a niveles económicos de finales de los 90, es un “rewind” en toda regla, volvemos atrás, esperemos que la próxima vez, lo hagamos bien.

¿Y que pasa con esta pareja? Pues tienen dos opciones, o aceptan la realidad actual y empiezan de nuevo, como lo hicieron nuestros padres, ahorrando dinero durante 10 años para poder pagar la entrada del pisito y con un coche heredado que se caía a trozos, o se quedan como están, quejándose, sin hacer nada, con una nueva generación que viene detrás más preparada, con un poquito de más sentido común, que seguramente les quitará el trabajo, y acabarán desplazados social y económicamente.

Esta la cosa complicada y los que menos culpa tienen, lo están pasando peor.

 
,

22 Responses to “¿Quien tiene la culpa?”

  1. Felipe Says:

    Me recuerda ese dicho que dice “entre todos la mataron y ella sola se murió”.
    Desgraciadamente mucha culpa tiene la pareja, no han sabido prever, ahorrar, tener sentido común. Solo quieren lo fácil, no quieren responsabilidades y si algo sale mal la culpa es de los empresarios, los bancos, el gobierno y hasta de los padres que no los han sabido educar; pero de ellos nunca.
    Todos sabemos que la “culpa” es de un montón de factores, pero cada cual que aguante su vela.

  2. Sol Says:

    Interesante reflexión, enhorabuena 🙂

    El caso de la pareja me recuerda a muchos de los que pudimos ver en un programa de Cuatro que se llamaba Ajuste de cuentas, ¿lo recuerdas? (era malísimo, pero mostraba casos interesantes): parejas de mileuristas endeudadas hasta la médula, que se quedaban en paro y cargaban con dos hipotecas (el pisito en la ciudad y otro en la costa, para ir quince días en agosto), dos coches, moto, todas las videoconsolas que existen en el mercado, equipaciones completas de ski (cómo iban a venderlas, eso jamásssssss!!)…

    En concreto recuerdo una pareja a la que el asesor del programa les hizo entender que: 1) Él no podía comprarse cada semana 3 o 4 nuevos videojuegos; y 2) Ella no podía ir ¡¡dos veces a la semana!! a la peluquería. Para ellos era lo normal: recurrir a sus padres les daba igual, pero dejar de ir a la peluquería/comprarse videojuegos era un sacrificio enorme…

    En fin, como comenta Felipe, “entre todos la mataron y ella sola se murió”.

  3. Sergio Says:

    Juan, yo en general por lo que veo con mis amigos es lo que tu has dicho (yo tengo 31 años). En su día Audis y BMW mientras otros compraban Clios de 2ª mano para ir a trabajar (como es mi caso).

    Ahora la mayoría han vuelto con sus padres porque no “les da” y lo que están intentando es se funcionarios “y vivir del estado”.

    ¿Quien tiene la culpa? Yo creo que el entorno porque claro, si fulanito tiene un Audi A3 porque yo no? (Los padres ahí poco pueden hacer)

  4. Sergio Says:

    Por cierto , deberías cribar tu AdSense y que no mostrara anuncios de Amazon (se supone que son competencia no?)

  5. Sergio Says:

    Vale, no he dicho nada…¿eres referido de amazon? :-S

  6. teclaiguix Says:

    Los padres pueden enseñar que no se puede tener todo. Yo que ando por los 40 recuerdo claramente aquella preciosa frase de mis padres de “¿tú ta has pensado que yo soy el Banco de España?. También recuerdo lo poco que me gustaba la preguntita. Y sin embargo, cómo les agradezco que me la dijeran, tanto.
    Ya lo creo, que los padres pueden enseñar. Y cuánto.

  7. Jaime de la T Says:

    La culpa es de los padres, que no educaron a sus hijos para elegir un gobierno competente, que hubiera controlado a los bancos para que no dieran hipotecas a 80 años (40+40) a futuros insolventes.

    Es un círculo vicioso.

  8. Camilo Says:

    Es culpa de todos y al mismo tiempo de nadie… hasta que nose enseñe educación financiera en las escuelas estamos condenados a volver a comenter los mismos errores toda la vida.

    Los alemanes no son mas listos ni mas trabajadores que nosotros… simplemente tienen otra actitud y mas educacíon financiera.

    Nuestros politicos son un reflejo de nuestra sociedad… cuando todos cambiemos los politicos tambien lo haran.

    El libro padre rico padre pobre tendria que ser de lectura obligatoria por todos.

  9. MC Says:

    Me resulta raro leer todo esto, en la Argentina pasó en el 2001. Nosotros caímos más bajo todavía. Lo que no funcionó aquí fue achicar el Estado (sacar subsidios, bajar jubilaciones). De alguna manera, lo que hoy garantiza igualdad de oportunidades es un estado fuerte que interviene. Igual tenemos muchas dificultades.
    El primer mundo tiene la posibilidad de conseguir dinero de países más débiles y eso me preocupa.

  10. Gerard Turmo Says:

    Me gusta tu entrada. Es lo que yo digo muchas veces, está ha sido la crisis LQLT (Lo quiero lo tengo). Todos hemos querído vivir por encima de nuestra posibilidades y ha sido algo que ha creado el círculo vicioso de crecimiento, ahora toca desacelerar.

    Lo que más me preocupa, son los efectos que veremos en temas tan importantes como la educación y la salud.

    Me hace gracia lo que comentas de los niños, y más viniendo de alguien que se dedica a vender juguetes. Hace no mucho, entré en una tienda de juguetes, y al ver los eslogans de algunos juguetes me hicieron que pensar. ¿Como se le podía decir a un chico que se volviera loco coleccionando todas las figuritas de su serie de dibujos? Pienso que el mercado de los juguetes para los niños, es de los más corrompidos que hay en cuanto a consumismo y es que sin la educación correcta, todo mercado que rodee a los niños puede ser increíble.

  11. Brisha Says:

    No conozco nadie asi, sinceramente. Soy de esos “niños” que aprendieron primero el “NO” cuando pedian algo que costaba dinero, en casa no sobraba.
    Me volvi loco el dia que me fui de casa, con 19 años tenia mi piso, mi coche, mi ordenador con adsl..
    Salia de fiesta con mucha frecuencia, pero gastaba lo justo. Mi casa era pequeña (50m2) y compartiamos una hipoteca entre dos (la que ahora es mi mujer y yo). Alguna vez nos dabamos un homenaje y saliamos de cena (de las de 120 euros la pareja) pero eran 2 veces al año.
    Con la subida de los pisos me anime a tener descendencia, aguante un par de añitos mas y me compre un piso nuevo cuando se desplomo el mercado. Aguante (y aguanto) dos hipotecas porque no veia la necesidad de vender, preferi alquilar.

    Nos marchaba bien todo, pero mi empresa se fue a pique, cambie de trabajo en 19 dias pero esta otra empresa tambien realizo despidos.. Cai en 5 meses de paro, desde mis 16 años jamas me habia pasado mas de un mes sin trabajar, he cotizado casi toda mi vida laboral.. 5 meses de sufrimiento.

    Se me acumularon las facturas, debia dinero a varias tarjetas (que usaba para poder cubrir otras deudas y comer), la situacion era mala pero sali a la calle y consegui otro empleo.
    Ahora trabajo fuera de mi ciudad, no me pagan lo que cobraba en 2002 pero no esta mal y la empresa es estable y amable con sus empleados. Mis recibos estan al dia, he aprendido a atar mas el cinturon y no paso hambre, no tengo caprichos pero no paso hambre.
    He aprendido que todo esta a la venta, el comercio electronico esta muy ligado a mi profesion (desarrollo webs) por lo que vendi todo lo que me sobraba: libros, consolas, la moto que un dia compre en un arrebato de locura. Y sigo usando este sistema para vender aquello que ya no deseo o simplemente cuando necesito algo de efectivo (el negocio de los moviles de ultima generacion ayuda mucho).

    Tengo 35 años y ya he sufrido dos crisis (una con mis progenitores, otra solo), me he apoyado en mi familia y mis amigos. He reaprendido el valor del dinero y a usarlo con mas cabeza.Y todo se lo debo a una estupenda educacion por parte de mis padres. Ahora esperamos nuestro segundo hijo, y se que otra crisis nos hundira mas a todos, pero las oportunidades estan en la calle, quedarse en casa para lamentarse no es una opcion. Solo los perderores lloran todo el tiempo, y no deseo que mi herencia genetica viva en casa de un perdedor.

    La culpa no es de los padres/sociedad/medios/politicos, la culpa es nuestra, somos animales racionales, demostremoslo.

  12. Manu Says:

    Nos han engañado a todos y… aun creemos que la culpa es nuestra. España, al igual que todos los países capitalistas, se movía por crédito. El crédito generaba bienestar ya que es inversión. Cuando ha desaparecido el crédito todo se ha desplomado. Nadie invierte. Nadie trabaja. Nadie consume.

    El problema original es el crédito. Nadie nos avisó de que el crédito podría faltar. A ningún experto se le ocurrió pensar que cientos de organizaciones y empresas con enormes capitales podían descapitalizarse tan rápidamente.

    Todo el mundo occidental decía “todo va muy bien”. Y cuando la economía mas grande de todas, de donde sale una gran cantidad de capital de inversión, pega un patinazo por falta de control… ¿la culpa es del ciudadano de a pie?

    Pues no. No opino eso ni de cerca. Y considero cínico opinar lo contrario. El sistema financiero general se soportaba en gran medida en el sistema financiero americano. Nuestro sistema financiero era tan bueno como el americano. Pero dependiente de este.

    Todo nuestro modo de vida dependía del trabajo de los expertos económicos de nuestro país, de Europa y de Norteamérica. Del control y advertencia que realizaban sobre nuestros mercados financieros. Pero con los Norteamericanos como únicos en la posición adecuada para tener posibilidades de ver que estaba ocurriendo.

    Por lo tanto la culpa es de los economistas Norteamericanos. Que deberían de haber previsto esta situación. Haber visto la gran farsa que se estaba llevando a cabo bajo cuerda.

    En definitiva… si le falta savia a una hoja… puede que esté enferma. Pero si le falta a todo el árbol… el problema seguramente estará en la raíz.

    Yo tuve suerte. Trabajaba en una inmobiliaria y un inversor madrileño de vacaciones me avisó con 8 meses de antelación de lo que él creía que se venía encima. Cuando aun el españolito de a pié seguía sin enterarse de nada gracias al optimismo irresponsable de Zapatero y al pesimismo desacreditado de Rajoy (si siempre dices que va mal, cuando de verdad lo va, nadie te cree).

    No le hice mucho caso al inversor en principio pero justo ese año compré coche y casa. Un pequeño utilitario de segunda mano y una casa de protección oficial fueron mis adquisiciones finales. Por si las moscas. Reduje gastos al máximo. Y al final no me equivoqué.

    ¿Por que? Tenía información. O por lo menos algo parecido a una sospecha. No fui mas listo. Ni me educaron mejor mis padres. Ni vivía en un mundo paralelo de jóvenes responsables y ahorradores. ¡NO! Simplemente tenía algo parecido a la verdad entre mis manos. Lo que muchos, empresarios incluidos, ¡NO TENÍAN!

  13. Juan Lucas Says:

    Manu… Sí que había información.
    Incluso gente que llevaba advirtiéndolo desde el 2004
    Ah pero eso eran agoreros o fachas.

    La culpa es de cada uno de nosotros. Por acción o por omisión.

    Ánimo.

  14. Juan Lucas Says:

    Por cierto, Juan Macías, el otro día leí una entrada sobre amazon a través de google reader, pero luego no estaba en el blog… 😉

  15. TenerHijos.com Says:

    Me asombra esa estúpida pero incansable capacidad que tiene la mayoría para echarle la culpa de lo que le pasa a otros. ¡La culpa es de la pareja, de ellos! Por supuesto que el entorno condiciona pero cada uno debe ser responsable de sí mismo. Parejitas como la del ejemplo, dejad de buscar excusas y falsos culpables, aceptad que la vida es muy dura y que hay que trabajar mucho para conseguir poco. País de cigarras…

  16. Manu Says:

    Juan Lucas, conozco lo que comentas. Es un argumento mas a añadir sobre lo que he escrito. Pero tampoco puedo hacer yo un artículo. Bastante largo me ha quedado ya mi comentario.

    P.D. En todos los medios siempre hay gente crítica comentando que algo va mal. Incluso cuando todo va perfectamente bien ocurre. Lo importante no es que haya gente avisando. Lo importante es que haya personas con la responsabilidad de hacerles caso o no y de pagar consecuencias si se equivocan o no difunden la información como en este caso.

  17. Miki Mau Says:

    De acuerdo casi en todo. Eso de que las generaciones vienen más preparadas que baje Dios y lo vea, si ahora en las carreras universitarias se le da un notable a alguien que hace una presentación copiando exactamente lo que pone un libro, eso sí, con faltas de ortografía (lo he presenciado). Qué Dios nos pille confesados, porque los que vienen no sé qué tanto harán…

  18. pic Says:

    Con una metáfora:

    Alguien saca toda la comida a la mesa de golpe y dice “Tranquilos ,hay más” y los que están en la mesa se la zampan toda . Luego resulta que no hay más comida, pero los comensales acaban con indigestión ¿de quien es la culpa?

    * Del mangante que dijo que había comida de sobra y la sacó toda
    * De los tontos que se la comieron toda sin preguntar

    Y los que sacaron la comida dicen: “ahhhh, no habersela comido toda”
    Y los comensales dicen: “ahhhh, no haberla sacado toda”

    Y todos se acusan. Y ¿quien tiene la culpa?

    Bueno, pues mientras discuten, yo voy a plantar unos pepinos…

  19. tekoa Says:

    La culpa es de los que tienen autoridad. Los primeros los gobernantes, que deberían ser guías para el pueblo, si no que pintan. Los segundos los padres por consentir a sus hijos actuar así.

  20. Brisha Says:

    pic: visto lo visto yo no se quien es el culpable. Pero una cosa si es cierta, la proxima vez que “nos” invites a comer traere conmigo los “tappers” para darselo al “perro”.
    Creo que hemos aprendido algo, al menos yo aprendi una importante leccion (los duros no valen 4 pesetas).

  21. Alejandra Says:

    Totalmente de acuerdo contigo. Todo el mundo, tarde o temprano, recoge lo que ha sembrado… y es muy fácil culpar a los demás…
    Enhorabuena por el blog!
    Saludos!

  22. guille Says:

    Yo de lo que estoy seguro es de que la culpa no es mia. No debo al banco, no debo a hacienda y lucho por sobrevivir sin pisar a nadie. Pago el alquiler y las facturas. Dedico la jornada a mi oficio, que realizo con esmero por amor propio. E intento educar a mi descendencia en los valores del vive y deja vivir o más bién vive sin ir jodiendo a los demás.

    Y por todo ello no dejan de repetirme que DEBERIA SENTIRME AFORTUNADO.

    Por todo ello me sentia afortunado cuando “todos” se endeudaban, cuando “nadie” se preucupaba de su formación ni de que futuro estaban construyendo para sus hijos.

    Ahora, más bién, empiezo a temer que si aquello consideraba humilde se ha convertido en privilegio, pronto me lo van a arrebatar. Se desvanecerá mi humilde trabajo y mi hogar igual que lo hicieron los BMW.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies