¿Quien tiene la culpa?

25 Septiembre, 2011

Curiosidades, Noticias

Tenían 19 años cuando se casaron, ella trabajaba en un supermercado, él peón de albañil. Con el sueldo de ella, se compraron una casa y un BMW, durante la semana comían con los padres, así que el sueldo de él lo destinaban a “sus cositas”, la Playstation, el iPhone, una motito, extensiones en el pelo para ella, viajes, fiestas, y una posible operación de cirugía estaba en camino.

Estaban viviendo “el sueño”, pero un día llegó la crisis, él se quedó sin trabajo primero, pero siguieron quemando el dinero igual, y pidiendo dinero a los padres para pagar la hipoteca. Mas tarde, a ella le redujeron la jornada y su padre se quedó en paro tambien.

Ya no podían pagar el coche o la hipoteca, tenían que elegir, pero eligieron dejar de pagar la hipoteca y volver con los padres. Siguieron con el coche, y quemando dinero, menos que antes, pero “sus cositas” eran importantes, eran la única forma de vida que conocían, lo que veían en la tele, lo que sus padres habían querido para sus hijos.

Ahora, 4 años más tarde, no entienden nada, están enfadados con los empresarios que lo despidieron, están enfadados con el gobierno que ha permitido esta crisis, enfadados con el banco por que le han quitado su casa, y enfadados por que no hay trabajo, bueno, trabajo si hay, pero pagan poco, con tan poco dinero no pueden volver a su ritmo, así que están esperando a que se acabe la crisis, para poder volver a comprarse otra casa, para poder volver a salir de marcha con sus amigos en su BMW, para aquella operación estética de aumento de talla que quedó pendiente, para volver a vivir “el sueño”.

Esta una historia real, y como esta hay muchas más. Durante toda la crisis he sido muy crítico con los jóvenes, pero después de escuchar esta historia he reflexionado bastante. ¿Quien tiene la culpa?¿Quien ha provocado esta situación?

Unos culpan al gobierno, otros a los bancos, a los empresarios, a …. la verdad, todos han aportado su granito de arena.

En primer lugar los padres, que querían lo mejor para sus hijos, querían que vivieran aquello que ellos habían soñado siempre. Educando a sus hijos en la búsqueda de una meta de status social muy superior al que podían vivir.

Por otro lado los medios, con mensajes en TV, publicidad, etc… donde se alentaban a los niños (se siguen haciendo), a vivir un mundo que sólo existe en la ficción.

Los bancos prestaron un dinero sin apenas garantías, permitieron que todo se inflara, que se elevara la deuda de forma descomunal.

El gobierno, vio como todo el mundo era feliz en el país, como entraba cantidades ingentes de dinero por impuestos, seguridad social, etc… tenían el presupuesto suficiente para convertir España en un estado de bienestar social sin precedentes, aunque el camino, el dinero se perdía por los despachos.

Las empresas, dejaron al lado la productividad, la innovación, el crecimiento coherente, simplemente pensaron en pasta, más pasta, subir precios, vender más, ganar más, y ya nos preocuparemos más adelante del aumento de costes.

La educación, desfasada socialmente, no entendía el cambio social, cultural y económico del páis, no se enseñaban a los niños a manejar con cabeza el dinero, no se les enseñaba el concepto de deuda, de préstamo. En España nunca se había tenido dinero, por eso no había asignaturas de economía doméstica, de inversiones, de empresas, etc… El nuevo modelo educativo estaba centrado en el niño, lo mimaba, lo protegía aún más, lo hacía el rey, y ellos se sentían como reyes.

Y los jóvenes ¿tiene la culpa? no entienden nada, no saben de que va esto, por eso salen a la calle, por eso van a seguir saliendo a la calle, por que alguien o mejor dicho todos les han engañado, y ahora no aceptan la nueva realidad. ¿Quien tiene la culpa? todos, yo también, y es lo primero que tenemos que aceptar, hemos metido la pata hasta el fondo, y ahora necesitamos un plan, una ruta, alguien que nos guie, pero teniendo en cuenta que nada volverá a ser como antes, como mucho aspiramos a niveles económicos de finales de los 90, es un “rewind” en toda regla, volvemos atrás, esperemos que la próxima vez, lo hagamos bien.

¿Y que pasa con esta pareja? Pues tienen dos opciones, o aceptan la realidad actual y empiezan de nuevo, como lo hicieron nuestros padres, ahorrando dinero durante 10 años para poder pagar la entrada del pisito y con un coche heredado que se caía a trozos, o se quedan como están, quejándose, sin hacer nada, con una nueva generación que viene detrás más preparada, con un poquito de más sentido común, que seguramente les quitará el trabajo, y acabarán desplazados social y económicamente.

Esta la cosa complicada y los que menos culpa tienen, lo están pasando peor.

 
,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR