Errores más comunes al contratar personal

13 Septiembre, 2011

Gestión, Negocios

Llevo tiempo pensando el enfoque de este artículo, si contarlo en tercera persona, algo como “conozco emprendedores que cometen fallos al contratar”, o simplemente admitir la verdad y decir que estos errores los he competido yo sólito. Si estuviéramos en USA, un artículo escrito por un emprendedor contando los errores que ha cometido, sería visto por todos como un acto de valentía, pues en ese país, se reconoce el mérito de quien emprende, se equivoca y es capaz de analizar los errores y rectificar. Pero en España la cosa cambia, admitir que te has equivocado está mal visto, y probablemente la gente piense que eres un mal gestor.

Esta forma de pensar, esta moral estúpida sobre el fracaso, hace con muchos emprendedores no reconozcan sus errores, no hay una cultura de sentarse a pensar: ¿Que he hecho mal? ¿Como ha pasado? ¿Que tengo que hacer para que no vuelva a ocurrir?”

LA CONTRATACIÓN

Y hablemos ahora de contratar personal, una tarea por la cual tenemos que pasar los emprendedores tarde o temprano. En mi caso, tenía bastante experiencia contratando personal para las empresas a las que había trabajado antes. En una de ellas me tocó formar un departamento de informática entero, fui el encargado de todo el proceso de selección, contratación y formación del personal.

Con la experiencia que había adquirido, me creía capaz de contratar personal para mi propia empresa, pero sin embargo cometí fallos de novato, y os lo cuento hoy para que no os pase a vosotros:

1. Las prisas no son buenas

Una relación laboral es por un lado un contrato, y hago hincapié en esto, por que a veces olvidamos que estamos firmando un contrato con una serie de condiciones y obligaciones, y por otro lado, queramos o no, es una nueva relación personal, sobre todo si la empresa es pequeña.

Mi primer fallo fue contratar con prisas, en lugar de hacer un proceso de selección exhaustivo, contraté a la primera persona que se presentó.

A menudo mucha gente comete ese fallo, y se contrata a un primo, un amigo de la familia, un vecino, y decimos “vamos a probar”, y no somos conscientes del contrato, del compromiso adquirido.

2. La primera impresión cuenta

Mira que me lo he dicho veces, la primera impresión cuenta, pero nunca me hago caso a mi mismo. Si alguien te causa mala impresión en la primera entrevista, aunque tenga el mejor curriculum del mundo, vuelve a entrevistarlo o descártalo.

Uno de mis primeros empleados me causó mala impresión, pero venía recomendado, y además tenía cualidades. Me llevé dos años acordándome de aquella primera impresión…. no puedes tener dudas, hay que estar totalmente seguro.

3. Dejad claro las expectativas de ambos

Mi tercer fallo, es no dejar claro las expectativas en la empresa, es como las parejas  que se casan sin apenas haberse conocido, tras un noviazgo fugaz. Cuando se casan no se cumplen las expectativas y porcentaje de fracaso suele ser elevado.

Hay que dejar las cosas claras, que se le ofrece al trabajador y que quiere el trabajador de tu empresa. De nada vale contratar al mejor empleado del mundo, si pasado dos o tres meses, no se cumplen sus expectativas y se larga.

4. El equipo y el entorno

Mi cuarto error ha sido no pensar en el equipo cuando contrato a alguien, ¿encajará en el equipo o romperá el ambiente de trabajo?

Hay gente que no sabe trabajar en equipo o que es excesivamente competitiva, y lo que hace es crear un “mal rollito” en la empresa, y por muy bueno que sea en lo suyo, está haciendo que el resto de compañeros trabajen peor.

Hay que mirar el rendimiento del trabajo en el entorno de trabajo, y en las condiciones que se van a dar durante todo el año. En época de mucho trabajo y en época de menos trabajo.

5. Confiar en exceso en el potencial

“Espera, tiene mucho potencial”, es lo que le suelo decir a la gerente de nuestra empresa cuando contrato ha alguien que no le gusta, y el potencial es una lotería. No me suelo equivocar detectando el potencial de la gente, pero no siempre tiene que acabar bien, y cuando has invertido en una persona mucho, mucho tiempo, si el potencial se fuga, lo has perdido todo.

A partir de ahora, el potencial me lo tienen que demostrar desde el primer día, no puedo invertir tanto tiempo y dinero en esperar que florezca la flor.

6. Calcular mal la inversión en personal

Para que vamos a mentir, en nuestra empresa tenemos salario de “tiempo de crisis”, un poco por encima de convenio, pero justito. He preferido contratar becarios y formarlos, y pagar lo que podíamos, a contratar gente experta, pero después de hacer número, lo barato me ha salido caro, ha rotado el 50% de la plantilla, lo cual tiene un coste enorme, algunos incluso con juicio por enmedio.

EL DESPIDO

Una de las tareas más difíciles que puede tener un empresario es la despedir a alguien, es algo realmente duro, no conozco a nadie que se no inmute ante la decisión de prescindir de un empleado, sobre todo, si lleva tiempo en la empresa.

Yo he sido despedido una vez, y se pasa mal, no rompes sólo con un trabajo, rompes con un entorno, con compañeros de trabajo, con una rutina, el mundo se te cae encima, y te sientes culpable aunque la culpa no haya sido tuya.

Cuando no hay más remedio que despedir, hay que hacerlo lo mejor posible, no dejar ningún cabo suelto, hacer que el proceso sea lo más humano posible, que se respete la dignidad del empleado, que no se destruya su moral.

La vida debe continuar, tanto para el empresario como para el empleado, se ha roto una relación laboral, un contrato, pero también se rompe una relación personal. Intentemos que el trabajador no se hunda, que tenga capacidad para salir adelante de nuevo en otra empresa.

En resumen

Cuando te llevas un mes sin dormir por las noches por que no tienes dinero para pagar los sueldos, cuando tienes que hipotecar tu casa para pagar las nóminas de Julio y Agosto, las cosas cambian, y te das cuentas, que tienes que exigir a los empleados el mismo esfuerzo que tu le dedicas a la empresa, y el mismo que le dedicas a ellos.

Cuando llega ese momento, empiezas a contratar mejor, empiezas a optimizar los recursos de la empresa, y como me dijo una vez el amigo Didac Lee: “Si no te gusta despedir, contrata mejor”.

,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR